Restablecer la Expresión de la Frataxina Podría Detener la Progresión de la Enfermedad en AF y Mejorar sus Síntomas.

dot1

14 de febrero de 2017, por Özge Özkaya, PhD -- Trad. Ing. Abner Chamson -//-El tratamiento de células nerviosas provenientes de pacientes de Ataxia de Friedreich (AF) con una molécula denominada "Compuesto 109" incrementó significativamente la expresión del gen de la frataxina y las protege de la muerte celular inducida por el estrés oxidativo


sugiere un estudio publicado en el periódico científico Human Molecular Genetics.

El "Compuesto 109" no puede usarse directamente como medicamento para tratar la Ataxia de Friedreich dada su escasa penetración en el cerebro y su potencial toxicidad para el corazón. Pero el desarrollo de otros compuestos que presenten la misma actividad que el "Compuesto 109" aunque sin sus inconvenientes podría dar lugar a promisorios posibles tratamientos para la Ataxia de Friedreich, de acuerdo al estudio, “ Friedreich ataxia-induced pluripotent stem cell-derived neurons show a cellular phenotype that is corrected by a benzamide HDAC inhibitor”.

“Nuestros hallazgos respaldan al restablecimiento de la frataxina como un método clave para la intervención terapéutica en [AF],” escribieron los investigadores. Agregaron que el restablecimiento de la expresión de la frataxina, podría  no sólo detener el progreso de la enfermedad, sino también mejorar sus síntomas.

Para describir los cambios asociados a la carencia de frataxina, el equipo de investigadores liderado por el Dr. Massimo Pandolfo en el Laboratoire de Neurologie Expérimentale, Université Libre de Bruxelles, en Bélgica, obtuvo células cutáneas, tanto de pacientes de AF como de voluntarios sanos. Transformaron entonces estas células en células madre indiferenciadas — también conocidas como células madre pluripotentes inducidas (induced pluripotent stem cells - iPSC) — capaces de producir distintos tipos de células, incluidas células nerviosas. Las células cutáneas obtenidas de pacientes de AF carecían de frataxina mientras que aquellas provenientes de los individuos saludables del grupo de control, no.

Aunque las iPSC derivadas de las células cutáneas del grupo de pacientes de AF, eran tan capace como las del grupo de control, de subdividirse en células nerviosas, existían varias  diferencias entre las células provenientes de uno y otro grupo. Por ejemplo, las células nerviosas derivadas de los pacientes de AF mostraron un característicamente alto estrés oxidativo y, en consecuencia, mayor sensibilidad a los oxidantes en comparación con las células nerviosas derivadas de células cutáneas de los individuos saludables del grupo de control.

Los científicos entonces buscaron determinar si incrementando la expresión de la frataxina en las células del grupo AF serían capaces de restablecer las alteraciones asociadas a la falta de frataxina. A tal fin, trataron a las células nerviosas derivadas de las células del grupo AF con el "compuesto 109", lo que redujo significativamente el estrés oxidativo y brindó una protección casi total a las neuronas AF ante la muerte celular causada por el estrés oxidativo.

“Nuestros hallazgos sugieren que la corrección de la deficiencia de frataxina podría, no sólo detener la progresión de la enfermedad, sino también conducir a la mejora clínica, rescatando las neuronas aún con vida, aunque disfuncionales", concluyeron los autores.